Con dos niños y un perro, ¡los muebles de mi salón parecen estar en zona de guerra todos los días! Al menos, el sofá parece mantener siempre un estado decente gracias a algunas buenas prácticas que llevo a cabo periódicamente.

Partes del sofá que se pueden desenfundar

Los sofás se dividen en varias partes y algunas de estas se pueden desenfundar , lo que nos permite lavar el tapizado de esas zonas que suelen ser más usadas en el día a día

Las partes de un sofá que se pueden desenfundar son las siguientes:

1. Asiento: Normalmente el cojín del asiento es una de las partes que más riesgo tiene de ensuciarse, ya sea por caída de alimentos, por pelos de nuestros animales domésticos o la peor de las pesadillas, por ver a uno de nuestros hijos/as con un rotulador en la mano creando arte a diestro y siniestro.

2. Brazos: Los brazos del sofá también suelen acumular suciedad pues es una zona donde dejamos caer brazos, cabeza e incluso pies cuando estamos cómodamente viendo una película por la noche.

3. Cojines del respaldo: Estas piezas en muchos modelos también pueden ser desenfundables y podremos darle un lavado de vez en cuando.

4. Cabezal: El cabezal, ese lugar donde dejamos descansar nuestra cabeza, y también suele ir acumulándose suciedad poco a poco.

De todos modos, siempre hay que ver las especificaciones del fabricante para saber que partes del sofá permiten su desenfunde, y por supuesto, el lavado del tapizado debe realizarse conforme a las instrucciones del fabricante de la tela.

Sofá modelo Dallas

Ideas para mantener el tapizado de tu sofá en un estado impecable

En primer lugar, hay que tener en cuenta la posición del sofá. Evita colocarlo contra las paredes, donde las manchas y el polvo tienen más oportunidades de acumularse.

Segundo, es importante eliminar los pelos de nuestros animales domésticos o los nuestros mismos para evitar que se acumulen debajo del tapizado y dificulten su limpieza.

Sofá deslizante Melani

En resumen, muchos de nuestros modelos presentan componentes desenfundables, eso si, no todos debido a su mecanismo pueden ser desenfundados. En caso de textiles lo mejor es que consultes en el propio punto de venta las características del tejido y sus posibilidades de limpieza.

Ante todo, no utilices para la limpieza del sofá productos no indicados, especialmente productos abrasivos o detergentes amoniacales.

El sofá es un elemento principal en nuestro hogar y suele tener una larga duración siempre que se haga buen uso del mismo. El tejido (la parte más visible del sofá) necesita de un cuidado especial puesto que es lo que a primera vista puede verse más afectado por el paso del tiempo. Pero siguiendo alguno de estos consejos, seguro que conseguirás alargar un poco más su vida útil. En cualquiera de los casos, si buscas un sofá que se adapte a tus necesidades siempre puedes revisar nuestro amplio catálogo.